Injerto capilar en nuestra clínica en Turquía

 

El injerto de pelo con el método FUE se empezó a llevar a cabo con la extracción de cabello de forma manual e individual. Con el paso de los años y gracias al desarrollo tecnológico, el injerto capilar ha pasado a un nivel más avanzado y contrastado a nivel mundial.

Actualmente la intervención del microinjerto capilar es mucho más segura y sencilla, y gracias a la ayuda de un equipo de extracción especializado y al uso del bisturí electrónico, se pueden tratar una gran cantidad de unidades foliculares en menos tiempo.

Para su tranquilidad, en nuestra clínica en Turquía el personal médico lleva a cabo de manera continuada entre 5 -10 operaciones de injerto capilar al día, pues somos una de las clínicas capilares más reconocidas y con más experiencia en todo el mundo. Es por este motivo por el que nuestros clientes avalan nuestros inmejorables resultados.

 

Precio del microinjerto capilar y todo lo que incluye

El precio del injerto de pelo es de 1.850 € (pack todo incluido) y tiene los siguientes servicios:

– Injerto de pelo mediante el método FUE, hasta un máximo de 5000 unidades foliculares (cada unidad folicular posee de 1 a 3 pelos, por lo que se implantarían entre 10.000 – 12.000 pelos, que además serán para siempre).

– Plaquetas con factores de crecimiento PRP para acelerar la evolución del microinjerto capilar de las zonas receptora y donante.

– Anestesia de forma local.

– Control y medicamentos para después del injerto capilar.

– Champú para usar pasadas 48 horas del microinjerto capilar, durante 1 mes.

– Consulta y diagnóstico médico de nuestros médicos expertos.

– Análisis médicos completos de manera previa a la intervención.

– Ropa hospitalaria especial para la operación.

– Línea de emergencia disponible las 24 horas durante su estancia en Estambul.

– Dos noches de alojamiento en Hotel de 4 estrellas.

Traslados desde Aeropuerto – Hotel – Hospital.

– Servicio de asistencia personalizada y traductor intérprete de español.

Garantía de por vida de las unidades foliculares implantadas.

Ventajas de la técnica FUE en el injerto de pelo

La técnica FUE es la mejor y más utilizada opción de operación de injerto capilar por distintos motivos:

Se trata de un método de injerto de pelo seguro y garantizado. Entre el 90% de los folículos crece en un plazo de entre 6 a 10 meses tras la intervención, dando una apariencia totalmente natural, alcanzando el resultado final a los 12 meses.

No deja cicatrices gracias al uso del bisturí electrónico con agujas de 0,6 – 0,8 mm y la gran experiencia de nuestro equipo médico.

El microinjerto capilar se realiza con anestesia local, bajo la supervisión de personal médico con el fin de evitar al máximo el dolor provocado por la alta sensibilidad de la cabeza.

Después del microinjerto capilar, se forman unas pequeñas costras debido a la operación, pero que desaparecen en un máximo de dos semanas tras la operación.

Con nuestro equipo médico se pueden extraer hasta 5.000 folículos en una sola sesión, permitiendo cubrir una zona superior a otras técnicas. Dependiendo de la cantidad de grafts que el paciente necesite la operación puede durar entre 6 – 8 horas.

 

Etapas durante la intervención del implante de pelo

 

La intervención del injerto de pelo empieza con el diseño de la linea frontal del cabello en la que medico y paciente determinan cuál era el estado original antes de su perdida. De esta manera se traza con un marcador especial para que sirva de guía al posterior microinjerto capilar, de acuerdo con el deseo del paciente y la supervisión del doctor. A continuación se procede al corte de pelo que facilitara el trabajo de los cirujanos en el injerto capilar.

Con el fin de llevar a cabo el estudio previo, nuestros pacientes suelen traer fotografías que muestran al paciente antes de su perdida, lo que facilita el trabajo del doctor y cubre las expectativas del paciente tras el injerto de pelo.

Ahora se extrae la sangre del paciente para preparar el PRP (plasma rico en plaquetas) que se utilizará con la finalidad de mantener y conservar hasta el momento del microinjerto capilar las propiedades de los folículos pilosos extraídos, y que posteriormente ya implantados provoca que los tejidos se regeneren gracias al mismo. No es más que un fluido originado por el organismo del propio paciente con numerosas ventajas en la regeneración de tejidos y rejuvenecimiento de la piel tras el injerto capilar.

A continuación, el paciente se acomoda en la camilla y empieza la fase de anestesia en la parte posterior de la cabeza, o zona donante. Esta anestesia local permite al paciente estar totalmente consciente y relajado durante el injerto de pelo, permitiendo la extracción de los folículos que después serán implantados en la zona receptora.

Una vez hecha la retirada, selección y conteo de los folículos o grafts a injertar en los recipientes de conservación,(unidades foliculares de 1, 2, 3 y hasta 4 cabellos) se pasa a anestesiar la zona receptora, para realizar las incisiones donde posteriormente serán alojados de forma definitiva los folículos extraídos.

Mediante la utilización de un micromotor quirúrgico, se procede a practicar las incisiones en la zona receptora, y después de este proceso, comienza el injerto capilar.

En una sola sesión de 6 a 8 horas, nuestro equipo medico está capacitado para llevar a cabo el injerto capilar de hasta 5.000 unidades foliculares, o lo que es lo mismo, la colocación de 9.000 a 12.000 pelos, que proporcionan una densidad totalmente natural. Las incisiones tienen que ser muy finas para favorecer el total acomodo del graft injertado y para que éste empiece a recibir su alimentación y riego sanguíneo lo más rápido posible una vez finalizado el injerto capilar.

El microinjerto capilar con la técnica FUE, posee muchísimas ventajas, pues es totalmente indoloro, sin bisturí ni suturas, y no deja cicatrices.

Fases del nuevo crecimiento del pelo tras el injerto capilar

Los primeros días después del injerto de pelo, notaremos una ligera inflamación en la zona receptora, que desaparecerá a la primera semana aproximadamente.

Los restos de sangre que queden en el área receptora, irán eliminándose con cada lavado diario hasta desaparecer completamente a los 15 días como mucho. No se deben rascar, pues es seguro que van a desaparecer, y así no sometemos a la zona receptora a un estrés innecesario después del injerto capilar.

La rojez en el área injertada, normalmente desaparece a los 10 días, aunque no hay que preocuparse si se prolonga algún tiempo mas, ya que la recuperación del injerto capilar en cada persona es diferente.

Hasta más o menos la tercera semana, veremos nuestra cabeza llena los pelos recientemente injertados, pero es a partir de este momento, cuando se empiece a notar la caída del cabello. El pelo entra en una fase de reposo o telogena, regenerándose de nuevo poco a poco hasta alcanzar otra vez todo el cabello implantado.

Superada esta fase y a lo largo de las siguientes semanas es cuando llega lo bueno, y es ver como diariamente brotan nuevos cabellos que van poblando nuestra cabeza, y poco a poco van cubriendo todas las áreas trasplantadas. Este proceso puede variar entre pacientes pero la media suele ser de tres meses.

El nuevo cabello aflorará mas delgado y claro, aunque saludable, y es sólo cuestión de tiempo que empiece a espesar y a tomar el color del pelo ya existente. Además aparecerán espinillas en el cuero cabelludo, que no hay que tocar, ya que indican el nacimiento de nuevos pelos que buscan salida y que aunque se encuentren atrapados bajo la piel, son una magnífica señal de que el proceso va por buen camino. De esta manera, irán saliendo a la superficie y se incorporarán a los demás, para dar forma y volumen a nuestra mejor imagen.

Aproximadamente entre el quinto y el sexto mes, observaremos un nuevo crecimiento sustancial, donde el pelo será ya de unos cinco a siete centímetros de largo y el eje del cabello empezará a engordar.

Será entre el séptimo y el décimo mes, cuando apreciemos una evolución mayor desde que nos realizamos el injerto capilar, pues el pelo será ya más grueso y largo. El aspecto general de la cabeza será normal e igual al de otras personas con un cabello sano que no se hayan hecho ningún microinjerto capilar.

El resultado definitivo lo vamos a ver transcurrido un año desde el injerto capilar, aunque hay personas que siguen apreciando mejoras incluso pasado ese periodo. Este pelo ya es para siempre y podremos peinarlo y tratarlo de la manera que queramos.

Después del primer año desde el microinjerto capilar podremos comenzar a usar champús y toda clase de cosméticos que queramos para nuestro cabello, pues hemos pasado el proceso de asentamiento. Desde ese momento será totalmente seguro el uso de todos esos productos en nuestro pelo y podrá tratarse como si siempre lo hubiéramos tenido.